martes, 1 de marzo de 2011

Dee regreso al mar

Mi viejo amigo, al parecer tu sigues tan fuerte como siempre, tan hermoso, tan lleno de vida, tan poderoso, pero a la vez tan apacible.

Miércoles 23 de febrero, un día después de mi cumpleaños, desperté como de costumbre, un olor a maracuyá me despertó, era la torta que compré el día anterior en un centro comercial por motivo de mi cumpleaños. Ese día lo pasé con mi enamorada y su mamá, me llamaron mas temprano mi madre y mis tías, y fui a la iglesia, algunos amigos me saludaron pero no pudimos ensayar, así que compramos la torta de maracuyá en un centro comercial, la disfrutamos con mi hermano, acompañándola con un vaso de gaseosas.

Como decía, el olor a maracuyá me despertó, corte un buen trozo de la torta y se la llevé a mi vecino, para que pudiera compartir con sus hijos, ellos agradecidos, eran las nueve de la mañana, debíamos estar en el chifa Luna, a las nueve y media, pero al parecer el sueño nos ha puesto un poco retrasado, hemos salido de la casa a las 10 de la mañana, hemos recibido una llamada de la iglesia diciendo que debíamos ayudar en el terreno de la iglesia, llegamos al terreno pero ya habían terminado.

Fuimos a encontrarnos con los chicos, estaban ahí, Jhontep, Paulette, Ztefani, y con ellos nos dirigimos a la playa, una mototaxi roja nos llevó hasta "Costa Azul", nombre de la playa de Ventanilla. El recorrido no es mucho, pero está lleno de color y naturaleza, se ve el mercado y después los famosos Humedales de Ventanilla.





Un cartel nos indica que ya estamos cerca, conversamos de diferentes cosas con los chicos, recordando los tiempos en que todos salíamos juntos, lo que queda siempre es la amistad, aún no podemos entender que algunos se fueron pero la vida es así, reímos un rato, en una parte del camino la mototaxi salta como si fuera un saltamontes, es divertido. Pasamos cerca de la casa de Kathy, de quien vemos varias personas que se le parecen, siempre decimos que es la que mas resalta de todas las chicas de la iglesia, es muy buena amiga, se hace querer mucho, al parecer Tefita, ya no pude con el peso de Paulette, pero este está tan flaco que no creo que pese nada, nos hemos acomodado algo así, Tefa carga a Paulete al lado derecho de la moto, yo estoy en medio y mi hermano al lado izquierdo, adelante junto al conductor esta Jhontep. 

Llegamos al estacionamiento que da la bienvenida a todo visitante y al remodelado boulevard que nos presenta unas piletas hermosas, subimos las escaleras y un olor que no he olvidado me hace recordar viejas añoranzas, un hermoso mar ventanillense se ve al horizonte, nos sentamos a esperar a Kathy que llega en unos minutos, avanzamos hacia la playa, la cual es amplia, y permite al bañista escoger un lugar apropiado, como siempre los chicos escogen un lugar hacia la derecha donde está ubicado el puesto del salvavidas que en dias particulares no se encuentra, ponemos las cosas y lo que se ve al fondo es impresionante, el mar.



Después de ello mi viejo amigo pude disfrutar de tu arena jugando con mis amigos, y de tus aguas atrapando algunos seres que después devolvimos. Ha sido un reencuentro hermoso mi viejo amigo, has sido amable como siempre, y me has mostrado lo maravilloso que es nuestro creador.



2 comentarios:

  1. El sábado al llegar una de las primeras visitas me recordó si me había pasado algún contratiempo...

    La realidad es que la semana pasada he viajado precisamente el fin de semana, siendo la causa que desestabilizó los días que tengo para continuar con mis pautas, motivo por el que no edite.

    Una vez aclarada mi ausencia, no hay nada más gratificante como saber que se puede notar una pequeña ausencia en un espacio tan inmenso, es lo que me motiva a seguir adelante, cuando en ocasiones estoy muy limitada de tiempo y hago lo indecible para estar a vuestro lado porque siempre os llevo en el corazón como la joya más preciada.

    Estos y otros detalles te hacen sentir como una flor al amanecer rodeada por la bruma de la ilusión.

    Abrazando los sueños que visten de seda al brindar la mano de la amistad.

    Besos de esta amiga que te estima y no te olvida!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  2. Espero que ese paraíso tan hermoso se mantenga intacto y que el azote pase de largo.

    Besos y abrazos para ti y los tuyos

    ResponderEliminar

Habla que el Mar escucha